Impuntualidad en el trabajo: cómo debe reaccionar el empresario correctamente

Recent Posts

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los empleados impuntuales no sólo son molestos, sino también un factor de coste real. Arruinan el proceso organizativo, crean una mala atmósfera de trabajo y bajan la moral de todo el equipo. Te contamos cómo reaccionar correctamente ante la impuntualidad de tus empleados.

La impuntualidad es especialmente molesta en la vida profesional. Los notorios empleados impuntuales que carecen de disciplina y sentido del deber son particularmente problemáticos. Algunos incluso perciben la puntualidad como un acto de sumisión.

En el siguiente post creado bajo las indicaciones de los letrados de Abogados Santander, leerás qué pueden hacer las empresas y negocios al respecto. Cuándo procede el despido y qué medidas se deben tomar previamente.

La impuntualidad es una violación de las obligaciones contractuales de trabajo

La impuntualidad constituye un incumplimiento de las obligaciones contractuales de trabajo.

Sin embargo, con demasiada frecuencia, la impuntualidad se considera una ofensa trivial. Pero eso no es exactamente lo que sucede en la vida profesional. El cumplimiento del horario de trabajo es una obligación secundaria derivada del contrato de trabajo. La impuntualidad constituye, por tanto, un incumplimiento de las obligaciones contractuales laborales y, al menos si se repite, puede dar lugar al despido. De hecho, la impuntualidad es un motivo clásico de terminación conductual.

La forma en que tú, como empresario, debes reaccionar ante la impuntualidad y siempre depende de cada caso individual. Un empleado de mucho tiempo que se queda dormido por primera vez y se disculpa sinceramente no es motivo para estar enojado por mucho tiempo. El gasto de emitir una advertencia probablemente no esté justificado. Sin embargo, si los empleados llegan tarde repetidamente al trabajo, esto definitivamente debe abordarse. También podrás emitir una amonestación por impuntualidad por la mala conducta.

Casos especiales: retrasos en los que no se puede influir

Los incidentes, como una huelga ferroviaria, suelen conocerse de antemano. La situación es diferente en el caso de acontecimientos imprevisibles sobre los que no se puede influir, como un accidente en la carretera, un atasco o un control policial. Aunque el riesgo de viaje del empleado requiere que sea puntual, pueden ocurrir excepciones.

Los empresarios no tienen que pagar salarios por el tiempo que un empleado llega tarde debido a eventos previsibles y no se desempeña de manera efectiva. Sin embargo, si el retraso se debe a hechos que no son culpa suya, si está obligado el empresario.

En general, los empleados están protegidos ante accidentes o hechos que ocurran de camino al trabajo y a la vuelta de él hacia el hogar.

La impuntualidad debe ser imputable al empleado

El requisito previo para cualquier tipo de sanción es que la causa de la impuntualidad sea efectivamente imputable al trabajador. En términos generales, esto es siempre así si la causa se encuentra dentro de su área de responsabilidad, aunque esta área de responsabilidad debe definirse de manera muy amplia.

Ejemplos:

  1. Si el empleado se encuentra en un atasco de camino al trabajo porque hay una amenaza de bomba por terroristas y primero debe desactivarse, esto no era previsible para él y no se le puede culpar por el retraso. Sin embargo, si se ve atrapado en el atasco de tráfico “normal” de la mañana y, por tanto, llega tarde, la situación es diferente. Porque sabe cuándo es la hora punta de la mañana. Al menos podría haber salido antes o haber elegido un medio de transporte alternativo.
  2. Por ejemplo, un automóvil averiado que no arranca no es un evento de fuerza mayor, sino que es responsabilidad del empleado. Si esto resulta en un retraso único para un empleado que de otro modo sería confiable, ciertamente puede ser indulgente. Un caso típico de “a cualquiera le puede pasar”. Sin embargo, si el empleado regularmente culpa a su vehículo obsoleto por llegar tarde al trabajo, ciertamente este ya no es un argumento aceptable o creíble.

Bajo ninguna circunstancia debes ignorar las tardanzas

A los que llegan tarde sistemáticamente se les deben mostrar sus límites para indicar al resto de la fuerza laboral que dicha mala conducta no será tolerada en su empresa. De lo contrario, la disciplina podría fallar en todo el departamento.

Fiel al lema: “Lo que él puede hacer, yo también puedo hacerlo”. Al hacerlo, también estás dando ejemplo de justicia. Después de todo, las mismas reglas se aplican a todos y deben respetarse.

Esto comienza dejando claras sus expectativas a cada nuevo empleado y señalándoles que consideras la puntualidad como lo que es: es decir, algo natural. Si hay retrasos, reacciona para dejar claro tanto al interesado como a sus compañeros que estás al tanto del retraso.

Esto no tiene por qué ser una amenaza. No dudes en preguntar si hubo algún problema en casa. O hazlo con humor diciéndole al empleado que tiene que entregar un justificante médico u otro la próxima vez que llegue tarde a su puesto de trabajo. Si la impuntualidad ocurre con frecuencia, mantén una conversación personal en privado y señala la mala conducta del empleado y tu disgusto por ello. La mayoría de las veces el milagro funciona.

3 argumentos para una mayor puntualidad

Algunos alumnos llegaban tarde a clase cuando aún estaban en la escuela. Este comportamiento puede continuar durante la época laboral. Sin embargo, definitivamente no debes tolerar esto. El problema: no llegarás muy lejos con meras palabras y amenazas. Más bien hay que ser convincente. Los siguientes 3 argumentos pueden ayudarte:

  1. Como formador, tienes el deber de impartir competencias profesionales a los alumnos, lo que también incluye la puntualidad. Si no se puede lograr el objetivo de impartir habilidades profesionales, toda la formación fracasará. Por lo tanto, estás obligado a pedir continuamente a los alumnos que sean puntuales, a recordarles y, si es necesario, a advertirles. Al final, esto también significa: incluso la rescisión por impuntualidad es posible.
  2. Cualquiera que sea constantemente impuntual atraerá las sospechas de sus colegas. Como resultado, pierde reconocimiento y acepta que la gente hable de él a sus espaldas. Todo esto es malo para el ambiente laboral y, sobre todo, para la situación personal del aprendiz.
  3. El aprendiz arruina los procesos. En última instancia, cada alumno forma parte de toda la organización y, aunque para ellos se centre en aprender y no en trabajar, del proceso de producción. Por ello, como cualquier otro empleado, debe ser puntual para que los procesos operativos no se paralicen.

Consecuencias de llegar tarde

Los retrasos de los empleados debido a huelgas, atascos o condiciones climáticas tienen consecuencias negativas para la empresa. De hecho, los supervisores y los empleados presentes tienen que adaptar y cambiar los procesos rutinarios para mantener la eficiencia habitual de la empresa.

Lo que resulta especialmente difícil es lidiar con horarios de apertura regulados o con visitas de clientes. Los responsables tienen que hacer replanificaciones rápidas. En determinadas circunstancias, aún pueden producirse pérdidas porque, por ejemplo, no hay personal de reemplazo disponible.

El impacto del comportamiento de un empleado que regularmente llega tarde es particularmente problemático. Este comportamiento puede crear un ambiente desfavorable entre los compañeros, lo que perjudica la productividad y tiene un impacto negativo en el clima laboral.

Por este motivo, los empresarios deberían tomar medidas contra las tardanzas repetidas e intervenir antes de que el comportamiento de un empleado individual afecte al trabajo de sus compañeros. La optimización del comportamiento conduce a un mejor ambiente de trabajo.

Si nada de esto ayuda o si deseas emprender acciones legales lo antes posible, debes emitir una advertencia. Por regla general, es un requisito previo para el despido por conducta. Se muestra al empleado una tarjeta amarilla y lo amenaza con graves consecuencias si no pone fin inmediatamente a la mala conducta.

La advertencia tiene esencialmente tres funciones

1. Función de advertencia/reprimenda. Queja clara de la tardanza del empleado para que pueda entender la advertencia. Para ello, la falta debe describirse con el mayor detalle posible. Recoge los días, horarios y duración de los respectivos retrasos y enumera estos datos en el aviso.

2. Función de advertencia y amenaza. No basta con señalar la mala conducta; también debes dejar claro que no está dispuesto a tolerarla más. Deja esto claro amenazando al empleado con consecuencias legales laborales (despido) si esto vuelve a ocurrir.

3. Función de documentación. Para poder acreditar la legalidad del cese en caso de despido, la amonestación cumple una función documental. Cobra especial relevancia si el empleado presenta una demanda de protección contra el despido.

La advertencia se da por escrito

Lo mejor es acusar recibo de la carta con una firma. En caso de falta grave, se le puede advertir una vez y despedirlo si esto vuelve a ocurrir. Por infracciones leves se le deberá advertir un máximo de tres veces.

Si un empleado llega 3 minutos tarde cada 6 meses, sin duda se daría tres advertencias. Pero si llega una hora tarde y repite esto, sin que el empleado pueda disculparse adecuadamente, entonces debería despedirse inmediatamente después de la segunda vez por razones de comportamiento.

Despido por mala conducta reiterada

Se trata de una terminación relacionada con el comportamiento, cuyo requisito previo es una advertencia sobre comportamientos similares anteriores. Pero cuidado: con el tiempo, una advertencia pierde su función de amonestación y advertencia. Invocar una advertencia que tiene 3 años o incluso más probablemente no funcionará en un tribunal laboral. En caso de duda, es mejor advertir demasiado que demasiado poco.

Atención: ¡Las advertencias inflacionarias pierden su efecto! Esto significa que si «siempre» advierte contra malas conductas, en algún momento el empleado ya no tendrá que esperar que lo despidan. Por lo tanto: Envía un aviso un máximo de tres veces y sobrescriba el último aviso con “Último aviso” . Entonces el empleado lo sabe: hasta aquí y no más: si no cambias ahora, estás fuera.

Conclusión: los empleados impuntuales arriesgan sus puestos de trabajo

No hay duda: la impuntualidad no es una ofensa, pero cada retraso debe ser visto con seriedad y objetividad. Ni el jefe ni los compañeros se enfadan si un empleado se queda dormido o llega tarde sin que sea culpa suya.

Sin embargo, los impuntuales habituales no sólo alteran la tranquilidad de la empresa, sino también el flujo de operaciones. Cuestan dinero, por lo que hay que mostrarles tus límites. Una vez que se alcanza un cierto nivel de tolerancia, tiene más sentido separarse de un empleado impuntual que estar constantemente molesto con él. Para que un despido sea legalmente válido, debes advertir a los empleados impuntuales de manera oportuna.

Articulos relacionados

Scroll al inicio